//
estás leyendo...
La Calle

Espera al treinta por ciento

Por: Hugo Manuel Rivero Rosales 

La compleja recepción de tarjestas de créditos para adquirir cualquier producto ralentiza el servicio hacia los demás clientes

La compleja recepción de tarjestas de créditos para adquirir cualquier producto ralentiza el servicio hacia los demás clientes

Carlos llegó a la tienda recaudadora de divisas más cercana a su trabajo para comprarse un par de chancletas dupé para las que tanto había ahorrado.

Incluso, pidió permiso a su jefe para salir en horario de trabajo, con la esperanza de no encontrarse con una de las acostumbradas colas que tanto nos molestan.

Sin embargo, la suerte de Carlos no fue de la mejor. Quien le antecedía en la fila se dispuso a pagar los artículos adquiridos con una tarjeta, una de esas que incluye la rebaja del 30 por ciento del precio al producto que se compre.

‘’Espere un momento señor, hay que pasar la tarjeta en el área de perfumería y la conexión está lenta’’, dijo amablemente la expendedora.

A Carlos, le cayó un cubo de agua fría. Debía esperar que la dependiente fuera a registrar la compra y por si fuera poco, dependía de la rapidez la conexión entre la tienda y el banco para descontar de la cuenta el precio de los productos.

Ya habían pasado 20 minutos desde que Carlos llegó a comprar sus chancletas; no pensaba en otra cosa que en la cara de su jefe cuando llegara al trabajo; le había solicitado solo cinco minutos.

Esperas como la de Carlos se viven diariamente en las tiendas recaudadoras de divisa cuando uno de nuestros cooperantes internacionalistas paga sus compras con la conocida tarjeta.

Qué pasa entonces con quienes procuramos artículos en divisas, a menudo de los más baratos, y debemos esperar hasta el final de  una transacción que se hace, a veces, interminable.

No se trata de arremeter contra esta forma de pago, que por demás implica años de sacrificio de nuestros cooperantes, sino de los mecanismos creados para evitar toda una serie de demoras.

Si, las condiciones tecnológicas, como todos sabemos, en la mayoría de los casos no nos favorecen, es necesario implementar una serie de acciones para qué personas que como Carlos pagan sin tarjeta y en conexión directa con los dependientes, lo hagan de la forma más rápida y sencilla.

Así coexistirán, ambas formas de pago, para unos significará un descuento de precios; para otros una espera rebajada un treinta por ciento.

Anuncios

Acerca de ariacorona

Licenciada en Periodismo. Graduada en la Universidad de Holguín. En la actualidad trabajo como redatora- reportera en los servcios informativos de Radio Bayamo, Cuba.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

febrero 2014
L M X J V S D
« Dic   Oct »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
2425262728  

Impresiones

A %d blogueros les gusta esto: