//
estás leyendo...
Actualidad, Proximidades

Pablo querido

pablo

Allí estaba, en la Plaza del Himno de la ciudad de Bayamo, pasadas las siete de la noche y la multitud se agolpaba en espera de sus primeros acordes. Inicié paciente, pero como flashazos de cámara o cual paneo de televisión, giré mi mirada hacia mi rededor: la plaza, la Iglesia, la multitud,  luces tenues y Pablo.

Pues sí, definitivamente estaba allí y aún mis sentidos no lo procesaban, solo atinaban a buscar un  espacio para recibir aquel bálsamo  para el espíritu. Pablo Milanés en Bayamo, su ciudad tardía de añoranzas infantiles.

Inició su concierto con canciones de su más reciente producción discográfica, Renacimiento, luego intercaló temas de Matinal y Días de Gloria, excelentes ejemplares de trova cubana descubierta en mi adolescencia y  que ha sido fiel compañera durante mis andares bohemios.

Sentada detrás del armazón y la técnica de la televisión local, divisaba su figura. Para quien lo observa a través  de sus  23 años, aprecia al Pablo reencontrándose con su ciudad natal, al hombre seducido por el feeling en los 40 y luego imbuido en el Grupo de Experimentación sonora del Instituto Cubano del Arte e Industrias Cinematográficos, para quedar como paradigma de la trova cubana de todos los tiempos.

Estaba inquieta. No atinaba a sentarme, estar parada me molestaba, mis sentidos deseaban más. En ese momento escuché una melodía familiar, el público aplaudía incesantemente y yo, solo atiné a escuchar detenidamente su letra, palabra por palabra, acorde por acorde de No ha sido Fácil. Apenas aplaudía, estaba anonada con la canción que reverbera la sangre de muchos bayameses y cubanos.

Atrapé ese instante, cual mariposa al vuelo: los aplausos, el coro popular y Milanés de brazos abiertos al público, como si deseara abrigar la Plaza gloriosa, la multitud que lo aclama y al Bayamo, testigo de sus travesías, cómplice de lejanías y reencuentros.

El tiempo se deslizaba entre las melodías, las manecillas del reloj marcaban el fin. Ya había despertado la sensibilidad en los bayameses con los temas Canto a la abuela, El breve espacio en que no estás, De que callada manera, Bayamo con su saco… No era la plaza que años atrás lo había acogido para estrenar sus bienaventuranzas musicales, el paso del tiempo es innegable, pero su pueblo seguía siendo el mismo, el que tarareó sus canciones sin cesar, el que lo congelaba en imágenes para conservar el momento, el que al culminar aún decía Pablo querido.

Anuncios

Acerca de ariacorona

Licenciada en Periodismo. Graduada en la Universidad de Holguín. En la actualidad trabajo como redatora- reportera en los servcios informativos de Radio Bayamo, Cuba.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

diciembre 2013
L M X J V S D
    Feb »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Valijas

Impresiones

A %d blogueros les gusta esto: