//
estás leyendo...
Proximidades

Desde el pueblo, Compay

Compay Segundo

Sus manos añosas reflejaban la edad pero su amplia sonrisa traslucía un espíritu joven, incansable de aventuras musicales.

Quizá mantenía viva sus memorias, esas que lo acompañaron durante toda su vida: la imagen de su abuela, esclava liberta que sembró en él el amor por el tabaco, sus inicios en el oficio de torcedor de Habanos Montecristo, su proyección en el Dúo Los Compadres o las ovaciones de sus últimos conciertos en escenarios nacionales e internacionales.

Máximo Francisco Repilado Muñoz, cariñosamente conocido como Compay Segundo, no creyó en edades ni en horas tardías cuando de regalar su música le inspiraba.

Por ello hoy, a pesar de su ausencia, su carisma y sus picarazas letras aún hacen coro en los recuerdos de su fiel público, que lo recuerda como aquel hombre optimista ante la vida, ante sus canciones, tanto que llegó a colarse dentro de los fundamentos musicales del país.

Al decir de Ismael González, seguidor de la emblemática figura de Compay Segundo, lo recuerda como “un gran trovador que trazó pautas en la música cubana. Por ello, a pesar de su ausencia, continúa siendo un paradigma para la nueva generación musical de la Isla.”

El espíritu juvenil que llenaba sus días no solo fue admirado por su público sino por muchos compositores, que como Orlando Quesada Arévalo lo consideran referente insustituible del pentagrama musical cubano.

“Compay Segundo es un ejemplo de cubanía, un músico con conocimiento, porque fue clarinetista de la banda de música de Santiago de Cuba y sabía lo que hacía, era un compositor espontáneo inspirado en las raíces auténticas de la cubanía”.

Sin embargo, al decir de conocedores de su obra musical, se recuerda también por su origen humilde y las diversas vicisitudes que enfrentó en su vida para convertirse en un músico sonero.

Se perpetúa a Compay Segundo, como aquel niño humilde que surge del pueblo, en Siboney, Santiago de Cuba. Desde su humilde trabajo como limpiabotas, luego tabaquero, llegó a La Habana y comenzó una carrera musical que le hizo pasar por el Dúo Los Compadres y convertirse en uno de los músicos con más arraigo en el pentagrama cubano.

Su figura le ganó al olvido y a la ausencia. Cuando se cumple el aniversario 106 de su natalicio, aún es homenajeado en diversos espacios culturales como el Museo de Cera en Bayamo.

En sus salas convive la imagen en cera del carismático sonero junto a otros célebres de la música cubana y la cultura nacional. Según la especialista Ileana Matos Guerra, la develación de la pieza de Compay Segundo sucedió el 14 de julio de 2007, una vez inaugurado el Museo como galería.

Una vez más su personalidad recobró vida cuando este 21 de noviembre se le dedicó el espacio Diálogo, organizado por la institución museal en homenaje al aniversario 106 de su natalicio.

Máximo Francisco Repilado Muñoz, Compay Segundo, el patriarca del son, el cantante más veterano del mundo, todos los nombres y epítetos retratan al hombre que ansiaba llegar a los cien años y pedir prórroga.

En Cuba y el mundo se cumple su petición, Compay Segundo y su música trascienden épocas y continentes.

Anuncios

Acerca de ariacorona

Licenciada en Periodismo. Graduada en la Universidad de Holguín. En la actualidad trabajo como redatora- reportera en los servcios informativos de Radio Bayamo, Cuba.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

diciembre 2013
L M X J V S D
    Feb »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Impresiones

A %d blogueros les gusta esto: